jueves, 15 de abril de 2010

Cómo romper el corazón de un elefante

Holaa!
Esta vez no traigo ninguna reseña (aunque sólo es cuestión de tiempo que acabe Ciudad de cristal juju).
No, la entrada no va de críticas literarias, va de crítica a la sociedad.
Y es que el sábado pasado precisamente, estuve en una protesta delante de un circo.

¿Cuántos de vosotros asistís a circos con animales?

Quizás, la pregunta sería cuántos de los que asistís a estos espectáculos sois conscientes de lo que se esconde detrás: la otra cara del circo, la de animales condenados a ser esclavos de por vida, a viajar de un lugar a otro en camiones.

(Se supone que iba de león blanco, aclarado queda xD)

¿Cómo obligas a un león, un elefante, o un oso a comportarse de una forma antinatural?
La respuesta son: palos, descargas eléctricas...
También hay que decir que esto último no ocurre en todos los circos(sí en la mayoría), pero aún así sigues manteniendo a un animal salvaje en un espacio reducido con unas condiciones no aptas para su forma de vida.

Y todo esto viene, a cuento de mostraros la espectacular crónica Brian O'Biren en la que relata todo lo que vio, el proceso para convertir a un elefante en esos animales dóciles y con mirada triste que véis en los circos.

Lee el artículo Cómo romper el corazón de un elefante.

Y vosotros, ¿Qué opináis?

5 comentarios:

  1. me rompe el corazón. Confieso que de enana me encantaba ver ir a las ferias por los animales, pensando que estaba bien bien porque así tendrían dinero para atenderlos mejor. Luego te vas dando cuenta de lo equivocado que estás, que llevan una vida triste. El maltrato animal es condenable e injustificable. A este ritmo solo les quedarán unos pocos espacios protegidos...

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que me ha dado siempre pena el ir a las ferias o circos y ver la situacion en la cual viven...eso se tenia que parar...besos

    ResponderEliminar
  3. Yo nunca he ido al circo y una vez fui al zoo pero con el cole y era muy pequeña me rompe el corazón ver a animales encerrados...besitos

    ResponderEliminar
  4. Creo que no estoy hoy como para leer la crónica... sólo he ido al circo una vez en mi vida (y no exagero), pero no tenían animales. No me va mucho el circo, prefiero hacer otras cosas... y sólo pensar en lo que deben pasar los pobres "actores" ya se me quitan las ganas...

    ResponderEliminar
  5. Jooo, qué penita... He leído el artículo y es muy triste :(

    Saludos,

    Lana Drown

    ResponderEliminar