jueves, 8 de abril de 2010

Reseña Los ríos de la luna



Hola a tod@s!
Tenía en mente la idea de escribir la reseña de alguno de los libros que he estado leyendo últimamente: Temblor, Cazadores de sombras, Especiales...y entonces he recordado un libro que hace años se convirtió en uno de mis favoritos(y eso que no es juvenil romántica, increíble¿verdad? xDD), y he pensado que era un buen momento para dedicarlo la tercera entrada de mi blog :D
Así que si queréis seguir leyendo descubriréis una joyita de libro con un precioso mensaje animalista.


Título: Los ríos de la luna

Autor: Gabriel Janer Manila

Editorial: Edelvives

Argumento: Genoveva es una rata de laboratorio muy especial: sabe leer y escribir. Además ha escuchado muchas novelas por boca de su amiga Lilí. Ésta escapó del laboratorio y ahora Geno le cuenta por escrito cómo los animales se rebelan contra el dolor que les provocan los experimentos. Con un alumno, Guillermo, vivirá una aventura apasionante.



Mi opinión:

Los ríos de la luna, es un librito de tan sólo 82 páginas, en el que una rata, Genoveva, narra en primera persona su historia como animal de laboratorio, a modo de cartas que escribe a su amiga Lilí.

El autor nos sumerge de una forma inocente, clara, y con una belleza de lenguaje que roza lo poético, en la cruel cara de la experimentación con animales. Sin tener que describirnos escenas grotescas, crueles, sangrientas para concienciarnos de los horrores del laboratorio, emociona y transmite muchísimo, a través de un estilo sencillo e infantil ( al fin y al cabo el libro va orientado a los lectores de A partir de 10 años).

Pero sólo soy una rata de laboratorio, abatida al ver la dramática situación en que nos hallamos miles de animales sometidos a los experimentos de la ciencia humana. ¿Quién puede creer todavía, Lilí, que el hombre tenga derecho a ejecutar a un ser vivo impunemente, a hacerle sufrir, a manipular su patrimonio genético y experimentar con su conducta? ¿Quién puede creer, Lilí, en la tortura de la materia viva?

A lo largo del libro hay una referencia contínua la luna, que Geno observa desde su jaula, como una forma de evadirse de los horrores que cada día se gestan en el laboratorio.

Al estar escrito desde la perspectiva de Genoveva, se dota a los animales de alma, y de voz.



Después está la relación entre la rata y Guillermo, un estudiante universitario al que por cosas del azar le toca realizar las prácticas con Geno. Y aquí, Geno, nos describe su relación con el chico como una idílica historia romántica, de las que Lilí le solía contar. Este encuentro me ha transmitido la idea de un primer contacto del ser humano con el sufrimiento de los animales, la empatía, representada en forma de historia de amor. Así, que a partir de aquí nos encontramos con una segunda parte en la historia, donde humanos y animales se unen para luchar contra la experimentación en animales.


Me tocó Guillermo; pero el corazón me había dicho ya que iba a ser él, en cuanto le vi: espigado como un junco, el cabello castaño y un poco de barba incipiente como si fuera un príncipe de cuento





Lo que echa para atrás en un principio es el hecho de que se trate de una novela infantil. Quizás, si no me lo hubieran regalado para mi cumpleaños, ni siquiera le habría dedicado un vistazo en la librería. Yo no lo considero para nada un libro infantil, al contrario, contiene un mensaje muy profundo, y si bien, cuando eres niño lo lees y te parece una historia entretenida, cuando lo relees con 10 años más se le saca más jugo. Así que, podéis darle una oportunidad a este libro, como una especie de paréntesis, de los que estamos acostumbrados a leer, y estoy segura de que no os decepcionará.


3 comentarios:

  1. Nereeeee que bonito el blog!!!!! y quiero que me dejes el libro de la ratita!!!

    ResponderEliminar
  2. Este muy bien esta reseña

    ResponderEliminar
  3. El libro me encanta pero la reseña que has hecho me gusta mas

    ResponderEliminar