lunes, 30 de agosto de 2010

En el recuerdo...3 años desde que nos dejaste



Estoy triste. No me preguntes el por qué. Ni yo misma lo sé exactamente. Es sólo un estado. Todo tiene una causa, claro está, pero a mi me resulta demasiado difícil precisarla. Quizás es una mezcla de muchas cosas. El ver pasar los días como espejismos es una de ellas. Pero la otra -o una de las otras- no la sé definir. Un vacío en el pecho, sin más. Una sensación de quiero pero no puedo, de sé que puedo pero no lo quiero hacer.
Ya te dije que era difícil de explicar. Tampoco para mi tiene sentido. Tan sólo te escribo cómo me siento, y parece que algo de ese padecimiento se aligera dentro de mi, como si lo echara fuera con la tinta. Pobres hojas.
El otro día miré al cielo. No parece gran cosa pero lo cierto es que ya casi nadie se para a hacerlo. Es curiosa la calma que siento al contemplar las nubes. Otras nubes, para el mismo día.
El mundo puede pasar sin ti. Si tú no estás mañana los días seguirán transcurriendo de la misma forma. Increíble, ¿verdad?
Cuando nos sucede algo malo parece que esperamos que se ponga a llover, que cambie algo. Pero no es así. La vida sigue, y no hay un trato especial para los rezagados.
Me gusta pensar que cuando te quedas atrás alguien te da un suave golpecito en el hombro y te dice: Lo siento, chico, te quedas aqui. Pero tranquilo, más tarde los alcanzarás.
Entonces tú sonríes cortésmente, y quizás le des las gracias por su amabilidad. ¿Qué otra cosa ibas a hacer?
El mundo puede vivir con eso. Todos podemos vivir con eso, con el tiempo.

Han pasado tres años desde entonces. Puede que los días sigan transcurriendo, que las nubes sean otras. Puede que hayan quitado aquella canasta del instituto para poner una nueva, y que ya no se alquilen bragas en las tiendas. Incluso es posible que ya no espere los viernes con la misma ilusión que antes. Pero la gente no desaparece así sin más. Tú dejaste un poco de ti en cada uno de nosotros, es por eso que no te has ido del todo.

Siempre te querremos, Saúl.



5 comentarios:

  1. A mi me encanta determe a ver el cielo, es una sensación maravillosa de tranquilidad.
    besos

    ResponderEliminar
  2. guah cambio radical en el blog!! jajaja
    Un besito y ¡¡estudia!!

    ResponderEliminar
  3. Ahora, cada vez que mire al cielo recordaré que son "distintas nubes para un mismo día".

    Gracias por compartir tus sentimientos con nosotros; ha sido conmovedor.

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo perfectamente. Y aunque parezca mentira, la vida sigue. Un besito grande a ti y a los que ya no están pero viven en nuestros recuerdos
    INFECTADA-X

    ResponderEliminar